Primeros pasos

¿Qué les puedo contar de estos días? Varias cosas. Primero, donde vivo. La residencia donde estoy viviendo no está nada mal. Tengo una cocina super equipada, por lo que la mayoría de las cosas que traje no se si las usaré. Algo que me sorprende y me sorprende más cada vez que lo veo es que acá la gente no tiene miedo a ser robada…es increíble. Dejan las cosas en la puerta de sus casas como si vivieran solos en el medio del campo. Yo no me acostumbro a eso todavía…tengo muy pegado el miedo a que te afanen lo que llevas encima ni bien te das vuelta.

En mi edificio, que es el Paminger 31 (hay un sitio web, después cuando lo vea bien se los paso para que vean mejor que onda) aún no llegó nadie. Estoy yo solo. Hay una persona en el piso de arriba y creo que otra en el piso de abajo. Pero hay un silencio sepulcral todo el tiempo… a la noche me da miedo…pero ya es la tercera noche y no pasa nada. Como les dije, no pasa nada acá…

Me encontré ya con mucha gente interesante y acá se vienen cosas muy cómicas. Primero, me encontré con mi Paten, mi amiga que me ayuda acá en Alemania. Me temía que fuera una alemanita de esas que conocemos nosotros. Lamentablemente esa muy hermosa. No digo linda, porque la palabra queda chica. Es hermosa. Y digo lamentablemente por dos razones. La primera es que no me considero Dios y se que una chica así ni muerto me daría la hora, y la segunda es que vive acá con el novio. Así que bueno. De cualquier manera no estamos pegando demasiado…es decir, cuando hay química hay química…pero creo que acá no hay. Cuando me vino a buscar vino con una amiga, que es más parecida a lo que nosotros tenemos por alemanas. Y su Paten es un chico irlandés que es con el que más me estoy llevando. Hoy vino a comer (ya que estoy solo acá, como dije) y fue muy divertido. Nos quedamos jugando a los juegos de mesa que hay acá en la residencia. Habla un inglés de lo más raro. Su acento me causa siempre mucha gracia.

Después fuimos los cuatro a tomar un helado. El vendedor tenía un acento raro al hablar alemán y le pregunto “¿parla italiano?”, “¿italiano? ¿parla italiano?”, me responde. “Io parlo español”, contesté. “Ahh, español. Aquí hablan español”, me dice mientras me señala al que estaba al lado. Y da la casualidad que es argentino!!!!!!! Díganme si no es una casualidad enorme. Me puse a charlar un poco con el y resulta que es de Mendoza. El miércoles es su día libre así que voy a ir a charlar con el para pedirle algunos tips.

Y la otra gran sorpresa que me encontré fue ayer. Fui a visitar al chico irlandés a su edificio, porque como les dije en mi edificio aún no hay nadie. El tema es que las clases empiezan dentro de una semana y pico, entonces la gente ni se calienta en venir. En realidad, si fuera mi universidad, tampoco vendría, así que no digo nada. Sólo digo que me aburro y me siento solo en mi edificio, y por eso busco gente en otro lado. Y resulta que cuando llego, está mi amigo comiendo una salchicha y hay cuatro asiáticos sentados. Empecé rápidamente a forzar conversación y resulta que eran dos coreanos y dos japoneses. Otra enorme coincidencia!!!! Y empecé rápidamente a explicar que sabía muchas palabras coreanas y…no te preocupes Jun Su, no dije ni babo ni las demás…solamente salude y algunas más. Resultó ser que uno era Park y la otra chica era Kim!!! Me causó muchísima gracia…cuantas casualidades juntas. Y con los japoneses hablé también. Uno se llama Katsuhiro, que cuando repetí su nombre le di la entonación japonesa correcta y Katsuhiro se sorprendió y me preguntó si sabía japonés también. Muy divertido era todo. Me puse a hablarles del Aikido que practiqué como para sacar más conversación, pero la verdad es que tengo un don especial con la gente asiática. No le encuentro otra explicación. Hoy me crucé con Park y me preguntó si dormí bien y demás. Los asiáticos son buenas personas.

Hasta ahora no empecé la facultad. Recién el martes arranca mi itinerario de extranjero en este país con una cultura tan parecida y diferente a la vez. Una cultura a la que todos nos tratamos de parecer. Tendrían que haber visto dos japoneses, dos coreanos, un argentino y un irlandés, todos hablando en alemán. Casi nadie tiene idea del español. Me la paso hablando en alemán. En cuatro meses o me vuelvo loco o aprendo muy bien el idioma. Ya aprendí muchísimas palabras nuevas, y nos vamos ayudando mutuamente con el chico irlandés. De cualquier manera voy a tomar el curso de idiomas ni bien arranque. Creo que eso es todo por hoy pero voy a seguir manteniéndolos informados. Hasta ahora todo bien. Como digo cada vez “so far so good” o sino “bis jetzt, alles gute”.

Saludos, Auf Wiedersehen

0 comentarios:

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger