Casa de Goethe en Frankfurt: Goethe se retuerce en su tumba


La casa de Goethe en Frankfurt, una atracción ¿obligatoria? cuando se visita la ciudad.  Un artículo y una experiencia en la Goethehaus.




Hace mucho que no escribía, pero para mantener el blog vivo (pues no quiero dejarlo morir), voy a contarles sobre mi visita a la casa (natalicia) de Goethe, en Frankfurt. Ante todo debo decirles que se deben preparar, al entrar en el museo (pues se trata de un museo) con mucho dinero, si alguna vez tuvieran la oportunidad de encontrarse en Frankfurt. No sé si Goethe era capitalista, o si estaba en contra el modelo que reina en nuestro mundo actualmente, pero como hombre de mundo y humanista, estoy casi seguro que se hubiera opuesto a la idea de cobrar una entrada tan cara para visitar su hogar. Incluso los estudiantes deben pagar 3€, cosa casi inaudita en la Europa actual. 

Debajo les agrego la lista de precios actual y tal como aparece en el sitio web (sin contar los precios con visitas guiadas, que, por supuesto tienen otro precio superior). Como pueden ver, hasta los estudiantes deben pagar una contribución.

En Francia, (para más información leer las entradas sobre Dijon) los museos eran gratuitos para todos los menores de 26 años.


Eintrittspreise (precio de las entradas)





Precio regular
7,00 €


Reducidos
3,00 €


(discapacitados, desocupados)



Estudiantes
3,00 €


Estudiantes de escuela
1,50 €


Grupos
5,00 €


(a partir de 11 personas)



Grupos
4,00 €


(a partir de 20 personas)



Familias con niños
10,00 €


(max. 2 adultos)




La idea de visitar “la casa de Goethe”, es, a mi modo de ver las cosas y refiriéndome a este caso, una estafa. Paso a explicar las razones de este ataque directo a la construcción denominada Goethehaus.
 

1) Referencias a la obra de Goethe


La casa sólo presenta una habitación en la que podría haber una referencia (mismo lejana) hacia la obra del escritor, pensador y hombre de luces alemán. Es una mera y simple casa del siglo XVIII (Goethe nació en 1749), en la que se puede visitar hasta la cocina. Dudo que el desayuno inspirara a Goethe a escribir al Fausto, a la Cuitas del Jóven Werther o sus poesías de Sturm und Drang. (fotos de la cocina de la Goethehaus). Calculo que sólo un fanático acérrimo del escritor podría alegrarse de poder ver la cocina dónde se preparaba la comida de Goethe, ya que dudo que el mismo Goethe se dignase a bajar a la misma, por tratarse de un recinto para los sirvientes.

Cómo dije antes, sólo la biblioteca tiene un aire goethesco (si existe la palabra quijotesco, debe existir esta también). Pero si uno se pone a pensar, Goethe “nació” en esta casa, con lo que dudo que haya leído mucho en esta casa de esa biblioteca con la edad que tenía. Es cierto, dicen que Goethe es la persona con el mayor IQ de la historia. Pero de ahí, a decir que leyó todos esos libros como un infante recién nacido, lo dudo.
 

2) Relevancia de la Goethehaus


Habiendo visitado la ciudad de Salzburgo, en donde tienen la casa de nacimiento de Mozart, la casa donde Mozart vivió hasta los 20, hasta los 30, dónde fue al baño, etc. no debería sorprenderme que la gente en Frankfurt intente hacer lo mismo. 

La casa de Goethe
, es, a mi juicio irrelevante. Es una mera copia (leer punto 3) en la que nadie cree, los locales no se interesan, y solo se estafan a los turistas extranjeros, los cuales no tienen ninguna idea de lo que están viendo, y probablemente quien fue el escritor. 

Se trata simplemente de un grito de protesta en el cielo, o quizás una prueba forzada, de que el hombre más importante de la historia de Alemania en el mundo de las ideas, nació en Frankfurt. De ahí, que Frankfurt tenga la plaza de Goethe, la casa de Goethe, la universidad de Goethe, el monumento a Goethe, etc.
El frente de la "casa de Goethe"

3) Originalidad de la Goethehaus

Primeramente, cabe destacar que, como mencionado anteriormente, la casa carece de marcas representativas del autor. Con lo que visitar a la Goethehaus puede significar visitar la casa de Goethe, de Schiller, como la casa de una persona cualquiera del siglo XVIII. 

Pero más allá de ese detalle, la casa de Goethe fue destruida durante el ataque aéreo a la ciudad de Frankfurt am Main durante la segunda guerra mundial, más específicamente en el año 1944. Para más información de cómo quedó destruida la ciudad, les dejo este enlace. Su reconstrucción comenzó en el año 1947 y su reapertura fue en el 1951. Al terminar la guerra ya estaba el debate de si valía la pena reconstruirla, ya que carecería de originalidad. 

Mi reacción al ver las fotos de la casa destruida durante la segunda guerra mundial, fue de completa sorpresa y enojo. El precio está por encima de cualquier museo en la ciudad de Frankfurt, y encima se trata de un plagio (punto 3), completamente carente de sentido en lo referido a la obra del autor (punto 1) y  de una inutilidad absoluta (punto 2). 

Recomiendo, a quien esté de visita por la ciudad de Frankfurt, (y con algún conocimiento del autor) que simplemente visite la casa de Goethe desde afuera, y se saque una foto a la fachada (por supuesto, de pos-guerra), y que si quiere algo más interesante, que visite la Goetheplatz, en la que se encuentra un enorme monumento de Goethe con una historia, quizás no tan interesante, pero si al menos verdadera. 

Mi impresión: me voy un poco desilusionado de la casa de Goethe. Siempre quise ir desde que estoy en Frankfurt (en estos momentos se acaban de cumplir 23 meses de mi llegada) ya que desde que empecé a estudiar alemán me encantó Goethe. Al menos puedo sacarlo de mi lista. Quisiera ver si alguna vez visitaré la tumba de Borges (que es otra de las cosas de mi lista). 

Fotos utilizadas en esta entrada:

Martin aka Maha – estatua de Goethe
 

0 comentarios:

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger